miércoles, 9 de mayo de 2012

HACHAZO DE METRÓNOMO EN CULTURAMAS


SOBRE LA DESTRUCCIÓN Y LA VIDA, INDISTINTAMENTE

Por Antonio Jiménez Paz


“No parece este libro, sobre todo por la forma en que se ha afrontado la construcción de los poemas que lo entretejen, un poemario convencional. Pero sí que a poco que uno se va adentrando en él un libro temáticamente detectable, al descubierto, queriendo yo decir con esto que pronto los lectores captarán su restringido y obstinado contenido sobre el que su autor da vueltas y más vueltas. Una obsesión mueve al poeta que está detrás, hasta el punto que reflexiona poetizando su propia obsesión, justo la que desencadena su orden dispuesto, la misma que aporta unidad de sentido al libro y sobre la que se fundamentan sus raíces o cimientos. Digámoslo ya: la piedra de toque de Hachazo de metrónomo es una escultura de papel dedicada a eso que denominamos Tiempo, el paso del tiempo y sus efectos devastadores sobre los seres humanos y las cosas.”

Con este párrafo abro el prólogo que preparé para este primer poemario de Luis Vea García, Hachazo de metrónomo. Confieso que de alguna manera pretendí sintetizar tanto su contenido temático como la dirección estética de su escritura.

Es curioso que uno tienda a creer que tras la lectura de un libro esto sea posible. Puede que uno se engañe… Es verdad que Luis Vea García concatena en sus páginas esta obsesiva temática, la del paso del tiempo y sus consecuencias. Ya el propio título parece indicarlo. Y dentro, en versos como estos va desgranándolo: Se diría que la vida arde / que la luz concluye / que la muerte lleva el diapasón / ligeramente adelantado. O estos: Eres cuerpo fragmentado, / agua que retorna al agua, / parte de la tormenta, / trozo de destino inacabado. O estos otros: Nacemos debiendo / el tiempo que se nos otorga. Así que, a falta de alguna que otra matización, me parece que de una forma tosca resumí lo que el poeta a lo largo de sus páginas expone de un modo más preciso, mucho más inquietante. De hecho, lo más sobresaliente de Hachazo de metrónomo viene a ser su manera particular de afrontar un tema tan universal en poesía. Ahí reside su valía, su apuesta identitaria: va de un yo a un nosotros, de un adentro a un afuera, trazando un juego poético en zigzag hasta cerrar con un epílogo esta travesía reflexiva. En el trayecto de su lectura uno va descubriendo que, para ser el primer libro que el autor entrega a imprenta, no es un poeta primerizo, que sabe esbozar, que sabe sorprender, que sabe servir en bandeja el fruto más personal de un árbol común. Cierta virulencia en sus versos, ciertos hachazos como táctica expresiva van desbrozando un bosque para al fin mostrarnos un paisaje inesperado: polvo universal en agonía / que jamás deviene equilibrio. Luis Vea García consigue unos logros que no suelen darse en un primer libro, tanto, que yo diría que apuesta y arriesga demasiado, lo que es todo un buen síntoma, invitándonos a dejar atrás las islas / y toda linde… y pregunto: ¿hasta enfrentarnos con la misma muerte? Sospecho que sí, porque el paso del tiempo, atender al compás de ese metrónomo imparable, que al fin y al cabo es su tentativa, no nos lleva a ninguna otra última estación.

Apuntado todo esto, como prologuista y lector siempre dudé de mí mismo, de esa tendencia a creer que tras la lectura de un libro uno sea capaz de sintetizar su propuesta y contenido. Ahora la duda me corroe, y me cuestiono si la poética de Luis Vea García no vendrá más que a participar de aquella célebre afirmación del brasileño Ferreira Gullar: “la literatura existe porque la vida no basta”. Es más, y si de una forma u otra he afirmado que como poeta con este libro cumple con creces las expectativas, ¿no estará cumpliendo también con el deber poético de conseguir engañar al lector? Porque si estas nuevas sospechas fueran ciertas, no me quedaría más remedio que rectificar, que en el libro de Luis Vea García no todo es muerte, que tal vez de lo que el poeta habla sea en realidad de la vida, pese a que el reloj siempre vence. Mientras yo me lo pienso, en manos del lector dejo la resolución de este conflicto que ahora me asalta.


http://www.culturamas.es/blog/2012/05/09/108164/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada