miércoles, 9 de mayo de 2012

HACHAZO DE METRÓNOMO EN CULTURAMAS


SOBRE LA DESTRUCCIÓN Y LA VIDA, INDISTINTAMENTE

Por Antonio Jiménez Paz


“No parece este libro, sobre todo por la forma en que se ha afrontado la construcción de los poemas que lo entretejen, un poemario convencional. Pero sí que a poco que uno se va adentrando en él un libro temáticamente detectable, al descubierto, queriendo yo decir con esto que pronto los lectores captarán su restringido y obstinado contenido sobre el que su autor da vueltas y más vueltas. Una obsesión mueve al poeta que está detrás, hasta el punto que reflexiona poetizando su propia obsesión, justo la que desencadena su orden dispuesto, la misma que aporta unidad de sentido al libro y sobre la que se fundamentan sus raíces o cimientos. Digámoslo ya: la piedra de toque de Hachazo de metrónomo es una escultura de papel dedicada a eso que denominamos Tiempo, el paso del tiempo y sus efectos devastadores sobre los seres humanos y las cosas.”

Con este párrafo abro el prólogo que preparé para este primer poemario de Luis Vea García, Hachazo de metrónomo. Confieso que de alguna manera pretendí sintetizar tanto su contenido temático como la dirección estética de su escritura.

Es curioso que uno tienda a creer que tras la lectura de un libro esto sea posible. Puede que uno se engañe… Es verdad que Luis Vea García concatena en sus páginas esta obsesiva temática, la del paso del tiempo y sus consecuencias. Ya el propio título parece indicarlo. Y dentro, en versos como estos va desgranándolo: Se diría que la vida arde / que la luz concluye / que la muerte lleva el diapasón / ligeramente adelantado. O estos: Eres cuerpo fragmentado, / agua que retorna al agua, / parte de la tormenta, / trozo de destino inacabado. O estos otros: Nacemos debiendo / el tiempo que se nos otorga. Así que, a falta de alguna que otra matización, me parece que de una forma tosca resumí lo que el poeta a lo largo de sus páginas expone de un modo más preciso, mucho más inquietante. De hecho, lo más sobresaliente de Hachazo de metrónomo viene a ser su manera particular de afrontar un tema tan universal en poesía. Ahí reside su valía, su apuesta identitaria: va de un yo a un nosotros, de un adentro a un afuera, trazando un juego poético en zigzag hasta cerrar con un epílogo esta travesía reflexiva. En el trayecto de su lectura uno va descubriendo que, para ser el primer libro que el autor entrega a imprenta, no es un poeta primerizo, que sabe esbozar, que sabe sorprender, que sabe servir en bandeja el fruto más personal de un árbol común. Cierta virulencia en sus versos, ciertos hachazos como táctica expresiva van desbrozando un bosque para al fin mostrarnos un paisaje inesperado: polvo universal en agonía / que jamás deviene equilibrio. Luis Vea García consigue unos logros que no suelen darse en un primer libro, tanto, que yo diría que apuesta y arriesga demasiado, lo que es todo un buen síntoma, invitándonos a dejar atrás las islas / y toda linde… y pregunto: ¿hasta enfrentarnos con la misma muerte? Sospecho que sí, porque el paso del tiempo, atender al compás de ese metrónomo imparable, que al fin y al cabo es su tentativa, no nos lleva a ninguna otra última estación.

Apuntado todo esto, como prologuista y lector siempre dudé de mí mismo, de esa tendencia a creer que tras la lectura de un libro uno sea capaz de sintetizar su propuesta y contenido. Ahora la duda me corroe, y me cuestiono si la poética de Luis Vea García no vendrá más que a participar de aquella célebre afirmación del brasileño Ferreira Gullar: “la literatura existe porque la vida no basta”. Es más, y si de una forma u otra he afirmado que como poeta con este libro cumple con creces las expectativas, ¿no estará cumpliendo también con el deber poético de conseguir engañar al lector? Porque si estas nuevas sospechas fueran ciertas, no me quedaría más remedio que rectificar, que en el libro de Luis Vea García no todo es muerte, que tal vez de lo que el poeta habla sea en realidad de la vida, pese a que el reloj siempre vence. Mientras yo me lo pienso, en manos del lector dejo la resolución de este conflicto que ahora me asalta.


http://www.culturamas.es/blog/2012/05/09/108164/




sábado, 5 de mayo de 2012

HACHAZO DE METRÓNOMO: RECORDATORIO DE LOS ACTOS EN TENERIFE.

Hago aquí un recordatorio de los dos actos que me llevan a Santa Cruz de Tenerife:


1-Presentación Hachazo de metrónomo
Presentador: Antonio Jiménez Paz, escritor y poeta.
Lugar: Mutua Accidentes de Canarias, sala de actos
c/Robayna, 2
Sta Cruz de Tenerife
15-5-2012, 19.00 horas.

2-Lectura poética: Margarita Santana y Luis Vea
Librería de Mujeres de Canarias
C/Sabino Berthelot 42
Santa Cruz de Tenerife
18-5-2012, 19.30 horas.

miércoles, 18 de abril de 2012

SANT JORDI 2012 EN BARCELONA

El próximo día 23, festividad de Sant Jordi y Día del Libro, tendré el placer de firmar mis libros Cotidianos y Hachazo de metrónomo en:

De 11 a 13.00 horas -Stand de Mediática:  Rambla Catalunya frente al hotel Calderón.

De 17 a 20.00 horas -Stand del Ayuntamiento en Pza Orfila.


¡Buen día del libro!

HACHAZO DE METRÓNOMO EN FINLANDIA

Navegando he sabido que el hachazo también llegó a Finlandia, no el financiero sino mi libro Hachazo de metrónomo. Aquí dejo el enlace:


http://www.booky.fi/kirja/vea_luis/hachazo_de_metronomo/9788461480784

viernes, 13 de abril de 2012

LECTURA POÉTICA


Él próximo 18 de mayo tendré ocasión de leer algunos poemas de Hachazo de metrónomo en compañía de Antonio Jiménez Paz, que hará de maestro de ceremonias, y de la poeta Margarita Santana. Será en:

Librería de Mujeres de Canarias
C/Sabino Berthelot 42
Santa Cruz de Tenerife
19.30 horas.

viernes, 16 de marzo de 2012

PRÓXIMA PRESENTACIÓN DE HACHAZO DE METRÓNOMO EN STA CRUZ DE TENERIFE

El próximo día 15 de mayo a las 19.00 tendré el honor de presentar Hachazo de metrónomo en Santa Cruz de Tenerife en compañía del escritor, poeta y prologuista del mismo, Antonio Jiménez Paz. A continuación los datos del lugar:

Presentación Hachazo de metrónomo
Presentador: Antonio Jiménez Paz, escritor y poeta.
Lugar: Mutua Accidentes de Canarias, sala de actos
c/Robayna, 2
Sta Cruz de Tenerife
15-5-2012, 19.00 horas.


lunes, 12 de marzo de 2012

PROXIMA ESTACIÓN: TENERIFE



Preparando el desembarco de Hachazo de metrónomo en Tenerife. Con un poco de suerte para mediados de mayo. Pronto más información.

martes, 6 de marzo de 2012

PODCAST DE NIT POÈTICA

Dejo aquí el enlace al podcast del programa Nit poètica de Ripollet Ràdio del pasado día 27 de febrero al que asistí invitado por su conductora, Pilar Falcón. Hablamos de poesía y de Hachazo de metrónomo.

domingo, 26 de febrero de 2012

HACHAZO DE METRÓNOMO EN RADIO RIPOLLET

Esta noche, dentro del programa Nit poètica que emite Radio Ripollet, tendré ocasión de hablar sobre Hachazo de metrónomo con su conductora Pilar Falcón. Será a las 21.00 horas hasta las 22.00 horas.
Será en el punto 91.3 del dial.

http://www.ripolletradio.cat/graella/

sábado, 18 de febrero de 2012

TEXTO DE LA PRESENTACIÓN EN BARCELONA DE HACHAZO DE METRÓNOMO POR INMA ARRABAL


Metrónomo: Instrumento para indicar la velocidad a la que debe interpretarse un fragmento musical, o también podríamos utilizar otra definición. Aparato empleado en pedagogía musical que produce un sonido parecido al de la marcha de un reloj. Sirve para indicar el tiempo de una composición musical a la velocidad adecuada.
Hacha: Herramienta cortante.
Hachazo: Golpe dado con el hacha.

Creo que el título del libro está muy bien elegido, al menos eso pienso después de leer los poemas de Luis. “Poemas atormentados que buscan rebuscar (valga la redundancia) en las entrañas del tiempo.” Esas fueron las palabras que utilizó al dedicarme su libro.
Y sí, son poemas atormentados, porque el autor se siente impotente ante el paso del tiempo y no sólo ante el paso del tiempo sino también al desgaste, a la erosión, a la degradación a la que se ve sometido el ser humano con el transcurso de los años. El sentimiento de impotencia ante ese hecho, imposible de evitar, le causa inquietud y dolor. Y creo que es entonces cuando en el poeta surge la necesidad de comunicar, de plasmar ese dolor, esa obsesión, esa impotencia, en el papel.
Aunque sobre la vida, la muerte, el paso del tiempo y otros temas como el dolor, la angustia etc. pueda parecer que está todo dicho y que son temas tópicos y recurrentes, el escritor debe encontrar formas diferentes de tratarlos. Luis con estos poemas “atormentados” lo consigue, y por suerte para nosotros los lectores aficionados a la poesía, así surge Hachazo de metrónomo.
Me gustaría que esta presentación fuese algo divertido, pero eso es imposible, porque creo que la lectura de estos poemas, nos lleva a una profunda reflexión sobre la vida y la muerte, pero no sólo a eso, si no también al desgaste, al deterioro que el paso del tiempo ocasiona en el ser humano.
Y como Luis dice:
“No se puede hablar con sentido de la belleza sin haber visto antes el horror. Una y otro forman parte del mismo universo. Hablar del horror es también hablar de la belleza. De la no belleza, para ser exactos. Por eso no se puede pasar por la vida simplemente describiendo las formas de las nubes. El escritor también es un testigo del horror y como tal debe describirlo.”
Yo comparto esta idea. Ni a él ni a mí “nos parece creíble la creación que atemporalmente se olvida de todo lo que ocurre.”
Así pues voy a intentar explicaros que el lenguaje es mucho más que una simple información, más que una simple comunicación. La palabra (como dice un filólogo al que admiro mucho, Alfonso Levy) es “dar la parte espiritual que uno tiene. El alma de uno, tal vez, sería esa palabra.” ¿Por qué os digo esto? Pues porque la importancia de esta presentación, para mí y puedo asegurar que también para Luis, no reside tanto en que os podamos decir algo muy brillante o muy profundo. La importancia está en que no queremos renunciar a la calidez de la palabra como una comunicación superior, aunque sólo preguntemos: “¿estás cómodo en esa butaca?”. La importancia está pues en que necesitamos utilizar las palabras para que el corazón de otras personas se nos acerque. Por ejemplo, ¿no os pasa a veces que leemos algún libro cuyo texto es un texto grave, hondo, un texto muy dramático y sin embargo después de leerlo y a pesar de su dramatismo, uno se siente como mejorado, como muy bien, como mejor persona después de haberlo leído. ¿Por qué sucede esto? Porque a aquello que nos atemorizaba, que nos preocupaba, que nos daba miedo, hemos conseguido darle una forma, una realidad a la que podemos mirar a los ojos, a la que podemos dirigirnos y aceptarla. Entonces ha dejado de ser un fantasma. (Alfonso Levy / filólogo).
Y eso es lo que me gustaría conseguir con lo que estoy diciendo. Sé que Luis quiere lograr que Hachazo de metrónomo nos abra una puerta hacia la realidad de esos temas que nos angustian y preocupan y que él describe tan bien en sus poemas. Y sé que lo conseguirá porque ha puesto en ellos no sólo su intimidad sino también esa parte espiritual de la que os hablaba y que podría ser su alma.
Bien, imaginemos que el ser humano es una composición musical y su corazón un metrónomo que va marcando con sus latidos el tiempo que nos corresponde vivir. Todos tenemos un “tiempo” que transcurrirá a la “velocidad” adecuada para cada quien y que se parará en el momento justo, ni un segundo antes ni un segundo después. Y todos somos conscientes de que esto sucederá. El golpe del hacha cae sobre nosotros y el metrónomo, inevitablemente, se para.
Hay una cita de Emile Cioran, y que a mi me dio pie para escribir una novela. La cita dice así:
“Mi misión en la vida es matar el tiempo y la de éste, a su vez, matarme a mí.” Es evidente que las dos cosas se conseguirán en el mismo instante.
Me parece que Luis, al escribir este primer libro de poemas, que seguro no será el último, se ha convertido ya en un “METRÓMANO” , o sea en una persona que siente la necesidad de expresarse con poemas, aunque me consta que es una persona capaz de expresarse también por otros medios. Pero ha escrito este libro movido por un tema que le preocupa cada vez más. Que nos preocupa a todos o por lo menos que nos da que pensar, como es el paso de los años y el desgaste que esto nos supone. Y ese paso de los años nos preocupa quizá por la imposibilidad de parar el tiempo o retrasarlo. Como ya he dicho antes este tema le preocupa a Luis y lo expone de un modo certero y afilado. En algunos momentos seco y tajante, como el golpe producido por el hacha, en un segundo, al caer sobre su víctima.
Antonio Jiménez  Paz, poeta, y buen amigo de Luis y mío, es quien ha hecho el prólogo de este libro, un prólogo imposible de mejorar, Antonio ha sabido “llegar” perfectamente a Luis a través de los poemas, lo ha “calado”, ha visto su obsesión por el transcurrir del tiempo, y sobre todo, vuelvo a repetir, por esa pérdida de facultades que la vejez ocasiona en el ser humano.
Jiménez Paz cita a Marguerite Yourcenar. Esta autora compara esa pérdida de facultades del ser humano con el desgaste y la erosión a que se ve sometida una estatua al aire libre. Yo creo que aún es más cruel y más rápido el desgaste que sufre el ser humano. Vale como comparación, pero me parece que la estatua no sufre. Bueno en realidad no estoy segura…
Así pues, las personas nos vemos empujadas hacia delante, sin más posibilidad que enfrentar los avatares que la vida nos presenta, sufriendo los desgastes paulatinos que inevitablemente nos conducirán hacia la destrucción, hacia ese hachazo, ese golpe de “gracia” final que significa llegar a la muerte. Final de nuestro tiempo. No hay más.
Cito unos versos míos, y los cito ahora porque creo que expresan en un cierto aspecto algo de lo que Luis Vea nos ha querido transmitir con sus poemas y que dicen:
“ NACE UN NIÑO Y TODOS LO CELEBRAN, ¿ACASO NO SABEMOS QUE NACE PARA MORIR UN POCO CADA DÍA…?”
He podido ver claramente esto en su poema: Sobre la lápida, (pág.49) y que quizá es uno de los que más me han impresionado por su sinceridad y su crudeza.
Citaría también otros dos:
Ausencia de metrónomo, en el que se puede advertir el principio de una falta de fe o simplemente una decepción, una desconfianza y una resistencia a aceptar los designios divinos, o los efectos de la naturaleza. (Pág. 41)        
Una carrera al tiempo, aquí nos habla de la impotencia de no poder ganarle al tiempo. Todo es inútil y además agravado por no saber el momento en que el hachazo se producirá. (Pág.42 y 43).
Gracias.

Inma Arrabal

viernes, 3 de febrero de 2012

TEXTO DE LA PRESENTACIÓN EN TARRAGONA DE HACHAZO DE METRÓNOMO POR JAUME PALAU I BANÚS

“El tiempo es tu navío, no tu morada” – Alphonse de Lamartine.
“El tren se ha detenido en el silencio opaco y sin ecos de la noche anónima. Es la llegada a término.” – Emilio Adolfo Westphalen – Bajo zarpas de la quimera



Hola, buenas tardes a todos.
En primer lugar agradezco a l´ Espai de Creació Merceria 4  el hecho de que nos haya cedido su acogedor espacio para que podamos organizar ese pequeño homenaje –pues no otra cosa es toda presentación de un libro- a Hachazo de Metrónomo.
Por supuesto, os agradezco también, a todos vosotros, vuestra presencia. No aburrir es la mínima cortesía que todo presentador debe a su público. Intentaré no ser descortés.
Luis Vea y yo nos conocimos hace años, muchos, cuando ambos ganamos sendos accésit en un concurso literario celebrado en una ciudad de Barcelona.
Recuerdo que el primer premio de narrativa en catalán y en castellano,  de poesía en catalán y en castellano, fue para los alumnos de un taller literario, que formaba parte de la organización del concurso. Y, como es de bien nacido el ser agradecido, todos aquellos flamantes y bien nacidos ganadores mostraron su gratitud a su profesora, la Sra. Rosa que, casualmente, también ejercía la función de Presidenta del Jurado.
Recuerdo, igualmente, que la entrega de los premios tuvo lugar durante una cena y que Luis y yo –sentados uno al lado del otro- comentamos, entre sorprendidos y lógicamente, justamente, indignados, dicha circunstancia. Y no por despecho, no. Tampoco por frustración y rabia porque los ganadores fueran otros. No. Pues nosotros –o al menos yo- aún mantengo una fe ciega en la honestidad de los jurados y –por supuesto- en la honestidad de nuestros políticos. Nuestro despecho, nuestra rabia, nuestra indignación iba dirigida contra nosotros mismos por no habernos inscrito en un taller literario en el que ¡me resultaba tan evidente en aquel momento! se alcanzaba la excelencia literaria.
A todo esto Luis fue avanzando posiciones en su carrera literaria. Creo que ha ganado más de cincuenta concursos, tanto en narrativa como en poesía, tanto en catalán como en castellano, tanto en Catalunya como fuera de ella. Ha publicado muchos poemas y relatos en obras colectivas y, en solitario, dos libros con la editorial granadina Isla Varia Ediciones: Cotidianos, de relatos y Hachazo de Metrónomo que hoy tengo el gusto de presentar. También mantiene un blog denominado Madera de Náufrago de visita altamente recomendable.
Pero antes de hablaros de su libro quiero puntualizar un par de cosas. La primera es que todo autor, todo artista, realiza una obra; pero es el público –espectador, escuchante o lector- el que hace la función de demiurgo, al proporcionarle el hálito de la vida. Cualquier obra sin público que la haga suya no es más que un ejercicio estéril, una artificiosa voluta de NADA que se disuelve en el vacío.
La segunda es que no creáis, ni por un momento, que la única interpretación válida de una obra pertenece al crítico que, negro sobre blanco, da su opinión sobre ella; ni tampoco al “erudito” profesor que pontifica en el aula con voz grave; ni siquiera a su propio autor ya que al mismo, en su proceso de elaboración, se le escapan acordes y notas, formas y colores, frases y metáforas que en un principio –y muchas veces también en un final-  no sabe interpretar correctamente, pero no por ello ignora que aquel destello venido de “otro mundo” –como gastado derrelicto llegado a las playas de lo consciente-, de alguna extraña manera ilumina y enriquece su obra.
La única interpretación válida de una obra es la que cada cuál hace de la misma desde su propia reflexión y emoción, desde sus propios conocimientos y carencias, desde el cúmulo de lecturas previas ya metabolizadas, desde su experiencia vital, desde su insobornable “otredad”, y sensibilidad, y gusto. Todo lo que ahora os acabo de decir obedece a una única razón: a la que interpretéis las palabras que ahora siguen como una aproximación a la obra de Luis Vea tan personal -e igualmente tan válida- como la que podáis hacer vosotros mismos tras leer el libro cosa que, encarecidamente, os recomiendo.
Cuando acabé de leer Hachazo de Metrónomo dos cuadros se hicieron presentes en mi memoria, dos lienzos tomaron –con su terrible fuerza expresiva, con su demoledor mensaje- mi imaginación. El primero fue “Saturno”, una de las famosas pinturas negras de Goya. Como sabéis Saturno es la traslación romana de Chornos, el dios griego del tiempo, representado en el lienzo por un gigante de faz grotesca y mirada enloquecida que devora a uno de sus hijos, ya un simple muñón sanguinolento y descabezado. Porque precisamente de eso trata Hachazo de Metrónomo: del tiempo y de su crueldad y, como correlato, de la vida y de su envés, la muerte.
El otro lienzo fue “El grito”, de Edward Munch. Pues considero que Hachazo de Metrónomo es el grito de su autor –entre la perplejidad y el desasosiego, el estupor y la angustia- ante esa certeza de la fugacidad del tiempo, de la presencia constante, en nuestra vida, de la muerte inexorable.
Después, tras una segunda y ya más reposada lectura, me di cuenta que Hachazo de Metrónomo busca, sobretodo, definir al hombre.
Así, en su poema Excurso nos indica que: “somos vástagos de la duda/ atrapados en el determinismo/ de las vidas”. En Luna roja sobre Viena pone el dedo en la llaga sobre nuestra soledad irremediable: somos “una palabra que perdió su verso”. Es decir, una palabra sin ninguna otra que la acompañe, que le de brillo y sustento, que le sirva de referente y la dote de sentido.
Y gira, todo el poemario, sobre esos dos ejes axiales: el hombre y su relación con el espacio y, principalmente, el hombre y su relación con el tiempo: “somos hijos del hachazo certero del metrónomo que jamás falla”. O “luz que agoniza en la noche azul, sombra que se diluye”, nos aclara el poeta.
Y pesa, como una lápida, sobre nuestras existencias, ese conocimiento anticipado de nuestra finitud, ese saber de nuestro fin inobviable, “que el reloj siempre vence”. “Que la manecilla no retrocede”. El constatar que no hay “exorcismo contra el mal del tiempo”. Pues el hombre siempre teme el no ser y, frente a esa certeza, sólo cabe intentar que el plomo de la muerte: “tarde tiempo en conocerte”. Ya que, frente a nuestra infinita sed de eternidad sólo se nos concede un mísero sorbo de tiempo, una próxima, e ineludible, fecha de caducidad.
Únicamente la memoria de los vivos por los muertos (el recuerdo como manifestación de amor), concede a éstos una vida espuria hasta que el olvido (por defunción de todos aquellos que conocieron al difunto en vida o por la traición del olvido de los vivos) les condene ya a una segunda y -ahora sí- definitiva muerte.
Frente a esta realidad desoladora, ¿qué nos queda? Nos lo indica en su poema Eternidades Fúnebres: el regreso a lo primigenio, el disfrutar de los placeres humildes, ni venales ni vanales, de las pequeñas cosas: “atravesar los campos/ descalzo, / hundir los pies/ en la lluvia, /ahogar la nariz/ en el olor del campo”.
También nos da un vislumbre en No es tiempo de renuncias: “Ya no es tiempo de renuncias/ es hora de elecciones”. Frente a tanto tiempo huido y fracasado –nos insta el poeta- hagamos, del que nos resta, un tiempo propio y luminoso, grávido de aconteceres, sentido y dicha. “Es hora de elecciones” –proclama el poeta: de coger las riendas de nuestro destino, de llevar por la brida el tiempo, de conquistar nuestro futuro y, en definitiva, de hacer vida la vida que anhelamos hacer.
Pero no puede, ni quiere, el poeta abstraerse de su época y de su entorno, del espacio que le ha tocado habitar. Y su mirada y su sensibilidad toman partido, pues no pueden ser neutras ante tanta injusticia, ante tanta arrogancia, ni ante tanta indigencia ética y estética, moral en definitiva, como la que nos rodea.
Así, por ejemplo, Luna roja sobre Viena es un frontal ataque contra la sensibilidad adocenada, un desenmascaramiento del falso romanticismo que sublima la realidad ocultando sus fallas y sus llagas y que tiene en una ciudad, Viena, y en una persona, la emperatriz Sissí, su paradigma. Sissí: carne crucificada en la leyenda creada por otros, cuerpo glorificado ajeno a la sístole y a la diástole de la vida, sin flujos y sin mácula.
En Skyline de Barcelona critica un falso progreso que tiene su máxima visualización en una arquitectura de autor que encandila a todos los “pijoapartes” que en el mundo han sido, arribistas sin cultura y sin criterio estético, nuevos ricos que rinden un ciego culto al oropel y a la extravagancia frente a esa humildad tan plácida y tan humana, tan mediterránea, de : “casa baja y plaza llena, de abuelo y de bastón/ de palomas y migas de pan,/ de gatos asomándose tras los muros”.
Ataraxia nos habla de la crueldad de las guerras en las que “las balas recorren el firmamento… expeliendo el veneno del odio”. Y de los malditos Rambos de gatillo tan fácil como comprensión difícil, de básico e ingenuo patrioterismo. “Dios bendiga siempre a América” y nos aleje, a todos nosotros, tanto de sus guerras como de sus agencias de calificación y sus perversas consecuencias. Amén. Por cierto: al leer el poema no puede, ni debe, pasarnos desapercibido el sarcasmo del título.
Nocturno o sueño de la falsa emoción trata sobre la alienación en el mundo del trabajo que “termina haciéndonos/ a todos vulgares,/ a nuestro pesar”. Una reflexión la mayoría de las veces válida.
Tangram es un poema en el que vuelve a advertirnos que el tiempo huye como semillas de polen –lamentablemente para nosotros no siempre de forma tan fértil- y en el que se constata nuestra difícil adscripción al mundo, poniendo de manifiesto que nuestras vidas son un juego pero: ¿cuáles son sus reglas? ¿Quién lo dirige?
En Éxito proclama que todo éxito no es más que un espejismo, una pompa de jabón, una dificultosa –y yo sostengo que la mayoría de las veces insolidaria y necia- conquista del vacío.
En su poema Solo nos sirven los héroes nos previene que, éstos, únicamente nos sirven cuando ya están muertos, cuando se han convertido en afiches colgados en la pared de nuestra habitación, en carne de mercado y en tintineo de caja y su mensaje ha sido traicionado y despojado de cualquier carga crítica y de resistencia frente a lo establecido, alentando, aún más,  “la estupidez de los ignorantes./ Sólo nos sirven los héroes/ para ser ciegos/.
Como podéis comprobar, los poemas de Luis Vea no son –para nada- complacientes. No prentenden halagar el gusto o disculpar la molicie del lector. Su función es muy otra: la del muecín en lo alto del minarete advirtiéndonos que somos esclavos del metrónomo y que, como ya observó Jaime Siles, “sólo la muerte avanza segura por el tiempo”; que la vida se nos escurre entre los dedos como fina arena y que, precisamente por ello, por esa imposibilidad de amarrar las horas, por esa no reversibilidad del tiempo, nos insta a que lo aprovechemos y a que sepamos discernir, en nuestras vidas, lo trivial de lo necesario, lo quimérico de lo posible.
Hachazo de Metrónomo es también, como la sal, el esforzado producto de la supresión de todo lo superfluo, la bella cristalización de lo esencial que es, siempre, todo poema logrado.
Sus poemas, de pocos versos sobrios y hasta incluso ásperos, son de una acerada precisión nunca altisonante, y jamás caen seducidos por la pirotecnia verbal.
Si alguien me hiciera la peregrina pregunta de a qué escuela poética pertenecen yo le diría que se dejara de tonterías pues no otra cosa considero esa funesta manía de querer catalogar personas y cosas, esa pasión tan humana por la taxonomía. Y me limitaría a responder, a quien me hiciera tal pregunta, que la poesía de Luis pertenece a la escuela de la buena poesía y, consecuentemente, a la escuela de la poesía necesaria.
Por último deciros que, como toda buena obra literaria –y la de Luis Vea lo es- Hachazo de Metrónomo no agota su riqueza con una sola lectura pues cada nueva lectura que hagamos de ella nos recompensará con un nuevo destello de lucidez y verdad.

Jaume Palau i Banús.

lunes, 23 de enero de 2012

POESIA DEL 15 M Y HACHAZO DE METRÓNOMO

El próximo dia 27 tendré ocasión de recitar algunos poemas de Hachazo de metrónomo en el siguiente acto. Dejo los datos del mismo:

Lectura de poemas i micro abierto el viernes 27 de enero, a les 19 h en:
BIBLIOTECA LA BÒBILA
Pl. de la Bòbila, 1. Telèfon: 93 480 74 38
Email: biblabobila@l-h.cat
TransportEs: Metro L5: Can Vidalet • Trambaix T1-T2-T3: Ca n’Oliveres

Poesía del 15 M con Mag Márquez, José Icaria, Jugando con la perspectiva (Abel E. Cantero), Francisco Serrano Rodríguez, Paco Cerezo y Luis Vea García.

martes, 17 de enero de 2012

PRESENTACIÓN EN TARRAGONA

El próximo día 2 de febrero tendrá lugar la presentación de Hachazo de metrónomo en Tarragona. Ahí dejo los datos de la cita:

Presentará: JAUME PALAU BANÚS, escritor
Día: Jueves 2 de febrero de 2012, de 19'30 a 21 horas
Lugar: Merceria 4 - Espai de Creació - Porxos Catedral - Tarragona

martes, 10 de enero de 2012

RECITAL


El próximo día 13, viernes tendré ocasión de recitar algunos poemas de Hachazo de metrónomo con ocasión del recital POETAS DEL 15M que se llevará a cabo en el Centre Cultural Tecla Sala (Av. Josep Tarradellas i Joan, 44. L’Hospitalet de Llobregat - La Torrassa). Allí estaré junto con: José Icaria, Mag Márquez, Paco Cerezo y Abel E.Cantero.

jueves, 5 de enero de 2012

PRESENTACIÓN DE HACHAZO DE METRÓNOMO EN TARRAGONA


Estoy ultimando los detalles para la presentación de Hachazo de metrónomo en Tarragona. Será el mes de febrero (primera o segunda semana) y estaré acompañado del escritor tarraconense Jaume Palau i Banús, autor del libro de relatos Historias en negro. Seguiré informando.